EL FENÓMENO !

jueves, 31 de julio de 2014

Ministerio de Defensa, DNCD y FARD ponen en servicio moderno helicóptero para lucha CONTRA NARCOTRAFICO

Con el objetivo de hacer más eficiente la persecución del narcotráfico internacional, el Ministerio de Defensa (MIDE), la Dirección General de Control de Drogas (DNCD) y la Fuerza Aérea de República Dominicana (FARD) pusieron en servicio un moderno helicóptero, con un sistema integrado de infrarrojo para las operaciones nocturnas.
El helicóptero perteneciente a la FARD fue repotencializado y habilitado con una inversión de 1.8 millones de dólares, de los cuales 724 mil dólares fueron aportados por la DNCD.

El mayor general Julio César Souffront Velázquez, sostuvo que con esta opción “nos anotamos un punto importante en lo que es el combate al narcotráfico, esta interacción viene a reconocer las responsabilidades y misiones específicas de cada una de las instituciones”.
Asimismo, entiende que es una herramienta que con su implementación dará al traste con nuevos decomisos de drogas, puesto que sus capacidades van a abarcar un ámbito de operaciones nocturnas, que antes no estaban a la orden de la DNCD. Explicó que el aparato cuenta con una luz infrarroja que puede determinar hasta la clase de droga que lleva la embarcación.

En tanto, el ministro de Defensa, Sigfrido Pared Pérez aseguró que el equipo está potencializado y reconstruido con todos los elementos de alta tecnología para poder perseguir el narcotráfico tanto en el día como en la noche, con un sistema moderno que puede identificar cualquier tipo de embarcación de agua o aire.
Precisó que la idea es cubrir la mayor cantidad de espacio aéreo y marítimo, para brindar una mayor seguridad en el territorio dominicano. “Estos elementos tecnológicos van a dar mucho mayor cobertura, mucho mayor potencia al helicóptero, así como también mucho mayor eficiencia para la persecución de la droga”, enfatizó.
La aeronave es de fabricación estadounidense. Se trata de un helicóptero Bell Huey, que dispone de un poderoso motor T53, que permite operación con destreza y seguridad durante más de 70 millones de horas de vuelo, además de su capacidad de elevación y resistencia a altas temperaturas.